Dos Sevillanos por el Mundo

Dos Sevillanos por el Mundo

Estamos en Alemania

Objetivo conseguido y fiestón pa celebrarlo

En junio de 1012, después de 3 años y medio dando vueltas por el mundo, tuvimos que volver a Europa. El dinero se nos había acabado y teníamos un lastre que nos acompañaba a todas partes y que estaba presente en todas nuestras decisiones: la hipoteca. En 2003 nos compramos un piso en Alcalá de Guadaíra y cada mes, lloviera o tronase, había que pagarlo. Eso suponía que había que ahorrar para el viaje y para la hipoteca. Y que no bastaba con sobrevivir en cualquier parte, la hipoteca era como un hijo al que tienes que mantener. Y ya que no queremos tener hijos, vamos a mantener una hipoteca? Así que, ya sin dinero, decidimos volver a Europa, buscar un lugar en el que pudiéramos ahorrar mucho y quitar la hipoteca cuanto antes. De esa manera seríamos libres para viajar lo que quisiéramos, para trabajar donde y en lo que quisiéramos. Y ese es el motivo por el que vinimos a Alemania, y además a esta zona de Alemania que debe ser la más fea de todo el país, o de toda Europa. Pero Pablo encontró aquí un trabajo en el que le pagarían más de lo que habíamos podido soñar y eso significaba ahorrar también más que en otras zonas. Y el objetivo era ahorrar rápido, para quitar la hipoteca rápido y poder irnos de nuevo a viajar por el mundo. Y por fin hemos conseguido el objetivo que nos llevó a mudarnos a este punto del planeta. El pasado viernes, 4 de abril, con 36 añitos, tuvimos el placer de pagar la última letra de nuestra hipoteca. En marzo fuimos a España de vacaciones 12 días, y allí pudimos quitar toda la hipoteca en persona salvo 300 euros. Y es que no teníamos comisión de amortización parcial pero si de amortización total así que para ahorrarnos la comisión decidimos dejar un poco y que se liquidara automáticamente en la última letra de la hipoteca. Así que, señores, LO HEMOS CONSEGUIDO!!!! siiiii lo hemos conseguido, ya somos más libres, ya podemos disponer de nuestra vida como queramos, sin tener que pensar en el banco, OBJETIVO CONSEGUIDO!!!! madre mía nadie puede imaginar lo que hemos sentido. Porque para nosotros esto significa la libertad!!! somos personas que necesitamos poco para vivir en el día a día. Sin hipoteca, podemos buscar cualquier trabajillo en cualquier parte del mundo y mantenernos. Y esta es la llave de nuestra libertad. Habíamos venido para eso, nos está resultando algo duro estar aquí porque somos culos inquietos y ya no servimos para estar en un país europeo trabajando y sumidos en la monotonía. Pero ahora pienso que ha merecido la pena, que la recompensa la tenemos aquí en forma de libertad. Para que quede constancia del momento, me hice una foto con la chica del banco en el momento de firmar la amortización. Pablo y yo estábamos muy nerviosos y fue un momento muy divertido.  
 Y había tantas cosas que celebrar que había que hacer una fiestecilla en casa. El 4 de abril se pagó la última letra de la hipoteca, el 8 era mi cumpleaños y el 10 el de Pablo. Así que decidimos hacer una fiesta para celebrarlo todo junto y brindar por todo: nuestra libertad, la hipoteca y tener la suerte de haber llegado a los 37 sanos y salvos. La fiesta no podía ser más merecida. Así que avisamos a nuestros amigos y, aunque faltaron algunos, pudimos apagar velitas y todo. Claro que hubo fiesta el sábado, el martes que era mi cumple, el miércoles que era el día de en medio y el jueves los dos solitos para celebrar el de Pablo. Vamos que llevamos una semana que entre esta y la de España he debido coger ya 10 kilos y soltado aire para apagar los cirios de la Macarena. Pero ha merecido la pena, y de vez en cuando nos paramos a recordarnos mutuamente: oye, que la hipoteca está quitada, que no hay que pagarla más, que el mes que viene ya no llega al banco el recibo. Uffff nos sentimos muyyy afortunados, tal y como está ahora la cosa en España creo que hemos tenido una suerte infinita. Siempre tenemos suerte, esta flor en el culo de Pablo nos hace llevar una vida que nunca hubiéramos podido ni soñar. Para nosotros es una vida perfecta, estamos dirigiendo nuestras propias vidas para hacer lo que queremos, y eso es mágico!!! y aunque estar aquí se nos está haciendo un poco cuesta arriba, Alemania nos ha dado algo que siempre tendremos que agradecerle: la libertad.

Y ahora qué? Esa es la pregunta. La verdad es que nos podríamos ir de aquí, de este pueblo que no nos gusta nada. Pero hemos sopesado pros y contras y aquí es donde más podemos ahorrar. Y para volver a irnos por el mundo necesitamos dinero. Aunque la idea sea ir buscando trabajo donde estemos, pero necesitas arrancar con dinero. Así que nos quedaremos aquí trabajando hasta febrero del año que viene, y en marzo volveremos a Sevilla en nuestro cochecito y tras unas vacaciones en familia saldremos de nuevo rumbo al mundo. De forma que ya nos quedan sólo 10 meses y medio aquí. Que me he comprado yo un calendario y todo de esos que vas arrancando hojas y me hace una ilusión cada vez que arranco una... De momento, y para que el tiempo no pase tan lento, ya tenemos todas las vacaciones del año programadas. Jejeje así soy yo, calculadora y previsora por los cuatro costados, que parece que me estoy volviendo alemana! Que noooo que yo siempre he sido así, tengo que reconocerlo. Y como además sin los viajes no vivo, tengo que tener todos los del año ya programados para poder sobrevivir al día a día pensando en la próxima aventura. Y para ésta queda poco, porque si todo va bien ya tenemos nuestros billetes comprados para ir a Tanzania!!! es que nunca hemos hecho un safari, y como son un poco caros y a partir del año que viene seremos pobres, pues vamos a aprovechar para hacer uno, que además será el viaje de bodas de nuestros amigos Javi y Sonsoles, con los que hemos viajado más veces. Vamos a madrid para su boda y directos para Africa los 4 juntos!!!! que honor que hayan decidido compartir su luna de miel con nosotros verdad? Os queremos chicos!! 

Yo de momento sigo dando clases de español y ando haciendo un curso intensivo de Alemán todos los días para ver si de una vez me saco el certificado B2. Ahí sigo, luchando con el alemán como una campeona!!! pero aún no se quién va a ganar la batalla, os lo juro. Cada vez pienso que sé menos. Pero ánimo! Que junio ya está aquí! Os iremos contando los preparativos y todo lo del viaje, esperemos que no se nos acerque un león, porque como tenga que decidir entre Pablo y yo está claro por quién se decide no? Que conmigo se pondría púo y luego se limpiaría los dientes con Pablo! Ay madre mía esperemos que no!!!! besos a todos! miestras seguiremos haciendo el tonto con nuestros amigos!!


Arrancamos el 2014

Bueno, pues sin comerlo ni beberlo ya estamos a finales de enero. Que locura de Navidad y de vacaciones. Todo ha pasado muy rápido y ya estamos aquí, en enero y con el ánimo por las nubes. Primero porque el último mes ha sido maravilloso, y segundo porque Pablo ya tiene que pedir las vacaciones de este año, que tiene 8 semanas, y ya las hemos distribuido así que ya estamos con la ilusión de preparar los viajes. Y por qué ha sido una navidad tan especial? Pues primero porque pudimos ir en el puente de la Inmaculada durante una semanita a España, cosa que nos vino genial para reencontrarnos con la familia y disfrutar del buen tiempo. Pero el día 21 llegaron mi madre y mi hermana Paloma, y tras recogerlas en el aeropuerto de Eindhoven nos fuimos directamente para Amsterdam, que teníamos muchas ganas de enseñarles los sitios a los que nos gusta ir en esta ciudad. Y aunque el tiempo estaba un poco feo lo disfrutamos un montón.  

 
EN AMSTERDAM DISFRUTANDO DE LOS CANALES 

El día 24 teníamos planeado un sorpresón para mi madre. Por la mañana nos fuimos a pasar el día en Dusseldorf pero lo que ella no sabía es, que cuando entráramos a comer en una cervecería típica, allí estarían esperándonos mi otra hermana con mi cuñado y mi sobri. Uffff mi madre se volvió loca, salió llorando de la emoción y fue muy especial para ella. Muy bonito la verdad. Tras el almuerzo nos vinimos a casa para celebrar aquí la cena de Navidad. El caso es que por la mañana, cuando salimos para Dusseldorf, volvimos a casa Pablo y yo con la excusa de una “urgencia” intestinal. Y en 10 minutos montamos todo el salón para la cena, con la mesa preciosa y llena de regalos. Así que cuando volvimos a casa esa noche ya todos juntos, ver la carita de mi sobri Carlota al ver que el Niño Jesús le había traído un montón de regalos fue algo único y maravilloso.  

 
CARLOTA ABRIENDO LOS REGALOS  
 
YA EN LA MESA LISTOS PARA COMER  

Al día siguiente visitamos un pueblito todos juntos y perreamos un poco en la casa. Mi hermana Ana y su familia se fueron y mi madre y paloma se quedaron aquí unos días más. A pesar de que Pablo y yo nos fuimos de viaje el día 28, ellas se quedaron un par de días más en casa porque su avión no salía hasta el 31.  

 
LAS MUJERES DE LA FAMILIA 

  Así que el día 28 empezamos Pablo y yo nuestros 12 días de vacaciones. La idea era ir a Suiza a pasar la Noche Vieja con compañeros con los que trabajamos en Guatemala y luego recorrer los dos con nuestro coche la Selva Negra. Nuestra primera parada fue en Heidelberg, una ciudad muy bonita y agradable con una larguísima calle peatonal llena de tiendas y casas típicas. Y hay algo que me llama la atención de Alemania y que nunca os he enseñado pero que aprovecho una foto que he hecho para que veáis. En la mayoría de la ciudades alemanas puedes encontrar librerías llenas de libros para intercambiar. Y no son libros viejos ni muy deteriorados. Hay de todo. Y la gente llega con su libro, lo deja y coge otro, es maravilloso, a mi me encanta la idea. Así no sale tan caro leer.  

 
UNA PLAZA DE HEIDELBERG CON EL MECADO DE NAVIDAD Y EL CASTILLO AL FONDO 
 
LA LIBRERÍA QUE ENCONTRAMOS EN UNA CALLE DE HEIDELBERG 

El día 29 por la noche llegamos a casa de nuestros amigos en Suiza y allí nos quedamos hasta el día 3. Vivimos una experiencia maravillosa con ellos por todo lo que nos habían preparado. Como os he dicho la idea era reunirnos con voluntarios que trabajaron con nosotros en Guatemala. Dos de los voluntarios que estaban allí, Nicolás, suizo, y Valentina, italiana, se enamoraron y se casaron un año después de trabajar en Guate. Incluso ya han tenido un bebe y viven felizmente en una casa preciosa cerca de Neuchatel, en Suiza. Allí nos habían invitado a nosotros, a Marie la francesa y a Sabrina la alemana. Así que el fin de año prometía ser genial. Sabrina llegaría más tarde, pero el primer día ya nos llevaron a visitar un par de pueblitos preciosos y Valentina nos había preparado una lasaña casera hecha a mano por ella misma que quitaba el sentío. 

 
EL LAGO  
 
UN PUEBLO PRECIOSO

 Pero el plato fuerte estaba preparado para el día 31. Su vecino, un español casado con una suiza, nos prestó para pasar la noche una cabaña en la montaña. Una cabaña hecha por él en medio de la nada, de madera, con chimenea, entre abetos y muuucha nieve. Claro que llegar a la cabaña no era fácil porque la nieve ahora es tan alta que es imposible acceder con el coche. Así que el nos llevó en su 4x4 lo máximo que pudo y el resto de la subida, una hora, tendríamos que hacerla nosotros con raquetas en los pies. Ufffff solo la idea ya nos tenía nerviosos, al menos a Pablo y a mi que no estamos acostumbrados a lidiar con la nieve. Y así fuimos subiendo poco a poco, cargados con las cosas y parando de vez en cuando para hacer fotos y descansar un poco. 

 
COLOCANDO LAS RAQUETAS  
 LISTOS PARA EMPEZAR A SUBIR POR EL CAMINO  

 
LA SUBIDA FUE MARAVILLOSA
 
AL FIN VIMOS LA CABAÑA A LO LEJOS. LA GRANDE ERA PARA GUARDAR EL GANADO, LA PEQUEÑA ERA LA CASA  
 
Y ESTAS ERAN LAS VISTAS DESDE EL SALÓN, CON EL LAGO DE NEUCHATEL Y LOS ALPES AL FONDO.  

Y qué puedo decir? Que fue precioso, una experiencia única. Calentamos la cabaña con la leña, preparamos las cosas para la cena y las uvas, porque estábamos dispuestos a enseñarles la tradición española y que todos comiéramos uvas que, por supuesto, llevábamos. Cuando anocheció vimos las estrellas, que se veían millones!!! y cenamos tres veces. La primera, sobre las 6, fue la cena española: chacina ibérica con picos. Llevábamos jamón, chorizo y caña de lomo ibérica y ummmm, nos supo a gloria. La segunda fue la francesa, a base de foiegras de Oca del bueno bueno con panecillos tostados en la misma chimenea. Y la última fue la suiza. Una fondue auténtica, con quesos que habíamos ido a comprar el día antes a una quesería y hecha por un experto. Cuando dieron las 11,45 preparamos las uvas y escribimos los deseos. Claro que había un problema: no teníamos televisión ni internet ni móviles. Nuestra única esperanza era la radio. Pero claro, en suiza en la radio lo único que se oye es una cuenta atrás desde el diez. Así que decidimos comernos dos uvas un poco antes y luego las 10 uvas con la cuenta atrás. Pero claro, la cuenta atrás es en 10 segundos, y las campanadas son una cada 3 segundos o algo así. El resultado? Un desastre, la cuenta fue rapidísima y era imposible comerlas, a Valentina le dio la risa y se las comió sentada en el vater, nosotros las metimos todas de una vez en la boca... pero entraron, y quemamos los deseos, así que esperamos que sea un año lleno de buena suerte, como todos los demás. Y lo empezábamos bien. Porque fue de estas veces que miras dónde estás, en un sitio tan maravilloso, viviendo algo tan especial, y otra vez nos paramos a pensar en lo afortunados que somos y en la suerte que tenemos siempre. Siempre están las cosas a nuestro favor para que vivamos experiencias inolvidables. Y esta fue una de ellas, sin duda.  

 
COMIENDO LA FONDUE DE QUESO  

A la mañana siguiente, tras desayunar tranquilamente, comenzamos la bajada y fuimos a recoger a Sabrina, la alemana que llegaba ese día. Y ya todos juntos pasamos un par de días más en la casa. El tiempo se puso un poco regu, así que decidimos no hacer grandes cosas, sino quedarnos en la casa para charlar y cocinar. Y fue genial porque Valentina nos contó muchas recetas de pasta que nosotros escribimos en un papel. E hicimos otras dos cosas típicas que resultaron ser geniales: un día cenamos crépes. Con una máquina que hace 6 crépes al mismo tiempo y la mesa llena de ingredientes para ir poniéndoles dentro. Fue una experiencia muy buena la verdad, me encantaron y me traje la receta de los crépes. A ver si me consigo una maquinita de esas.  

 
UFFFF OJALA TUVIERA DELANTE UNA DE ESTAS AHORA... 

Y lo mejor fue hacer pasta artesanal. Primero Sabrina y yo preparamos la masa para la pasta, a mano, amasando como las abuelas hasta que hicimos una gran pelota. Una vez reposada empezamos a preparar los tallarines. Pasamos pequeños trozos de masa por la máquina para aplastarla y luego esas tiras las pasábamos por una tabla llena de alambres paralelos y caían abajo hechos tallarines. Ummm fue una pasada y con una boloñesa preparada por una auténtica italiana fue una delicia.  

 
PABLO APLASTANDO LA MASA 

 
YO CORTÁNDOLA EN LA TABLA 
Y ESTE ES EL RESULTADO 

Irnos nos costó. Habíamos pasado unos días tan buenos y habían sido tan especiales que nos despedimos con penita, aunque aún nos quedaban 6 días para recorrer la Selva Negra y algunas ciudades que teníamos pendiente. Fue un viaje precioso, realmente hemos flipado, no sabíamos que esa zona es tan bonita. Está llena de pueblos que parecen cuentos. Visitamos Friburgo, el Titisee, Colmar, kaysersberg, Riquewihr, Estrasburgo y Baden Baden. Pongo los nombres de los pueblos porque si alguien va por esa zona no se los puede perder, de verdad, precioso, merece la pena la visita sin duda. Os dejo algunas fotos.  


 
FRIBURGO 
 
COLMAR 
 
KAYSERSBERG  
 
RIQUEWIHR 

 
ESTRASBURGO  
 
EN ESTRASBURGO PASAMOS EL DÍA DE REYES Y NOS COMIMOS UN PASTEL DE REYES TÍPICO DE LA ZONA  
 
BADEN BADEN 

Y volver a casa se supone que debía haber sido algo triste. Pero recordáis que os dije que cuando nos fuimos de casa, mi madre y mi hermana se quedaron allí porque su vuelo salía dos días mas tarde? Pues cuando volvimos nos encontramos en casa con que habían llegado los Reyes Magos!!! Madre mía que sorpresón y que contentos nos pusimos!!! fue una felicidad la verdad, que bien que los Reyes Magos se acordaran de nosotros estando en un país en el que quién deja los regalos es el niño Jesús. 

Lo mejor de hoy no es sólo que es viernes, sino que viene a visitarnos nuestro amigo Ignacio, un amigo de juventud de estos a los que aunque ves muy poco siempre está ahí y cuando ves te da mucha alegría. Pues se ha animado a venir a vernos y nos ha hecho muy felices. Ya os contaré, porque además ahora estamos a punto de conseguir el objetivo más grande que nos propusimos al venir a Alemania, pero os lo cuento en el siguiente post, cuando lo hayamos conseguido. Un beso a todos!!!

Un video navideño que no debes perderte

Si, lo se, nadie debería ver este vídeo. En realidad nunca debería salir a la luz y hacerse público, pero no puedo dejar que os perdais una imagen de Pablo que hará que nunca lo volváis a ver de la misma forma. Es algo que os marcará para siempre y que quizás hasta os haga tener pesadillas. De cualquier forma ahí lo llevais, cada uno es libre de verlo o no. Con él queremos felicitaros la Navidad de parte de la Peña Willy Fog, nuestro grupo de viaje. Video grabado el año pasado cuando vinieron a vernos y que ha montado mi hermana Paloma. Que durmáis bien.... si podéis.


Entre mercados de Navidad y verbos en pluscuamperfecto

Pablo y yo tenemos una teoría de por qué en estados Unidos se come tanta comida basura. Y la explicación está en ese humito sospechoso que sale de las alcantarillas. Según nuestra teoría conspiratoria, la asociación de Hosteleros de los EEUU lanza, a través de las alcantarillas, vapor con olor a comida basura, ese típico olor que te hace segregar saliva y te empuja de cabeza al primer establecimiento en el que se sirvan perritos calientes, halal, pizza, hamburguesas o donuts de colores. Da igual, el caso es matar esa sensación descontrolada que se apodera de tu cuerpo. Eso lo hemos vivido ambos en nuestros propios cuerpos. Y no se trata sólo de ese hambre insaciable que da viajar desde el momento en que sales de tu casa, que da igual que acabes de tragarte un plato de lentejas que en cuanto cruzas Despeñaperros ya estás queriendo parar a tomarte algo. Se trata de algo que va más allá, de una teoría conspiratoria. Y todo esto serviría para explicar los kilos de más que se están apoderando de mi cuerpo, porque de verdad que creo que en Alemania se da el mismo fenómeno pero orientado a la repostería. Si contamos con que sólo en mi calle hay 6 panaderías pastelerías que pasan 10 horas al día horneando los más deliciosos manjares, podéis imaginar cómo huele en todo el barrio. Y eso se hace extensible a cada calle. Y es que hay que admitir que son los reyes del pan y de los dulces, hacen muchos y muy buenos, y el olor es matador e irresistible. A eso se le suma que ha llegado Navidad, y que en cada ciudad o pueblo montan el típico y precioso mercado de Navidad que lo inunda todo de olores a salchichas, chucrut y vino caliente. Así que con esas perspectivas cómo intento yo perder los kilos que había cogido en Myanmar? Complicado. Y menos aún cuando desde que llegamos hemos hecho ya dos viajitos: 5 diítas en Praga y 8 en España en los que la familia no ha parado de cebarnos. Si si, lo se, lejos de perder nada he cogido otros cuantos. Pero qué puedo hacer? Pues nada, disfrutarlos, porque soy una persona a la que le gusta comer y renunciar a eso me resulta imposible. Así que bienvenidos sean a mi cuerpo, están en su casa. 

  PEDAZO DE PATO QUE NOS COMIMOS EN PRAGA, DELICIOSO SIN DUDA, Y ENGORDANTE CON MENOS DUDAS

Y mientras en la calle suenan canciones navideñas y las luces en los árboles lo iluminan todo, yo sigo metida en mi papel de profesora de Español. La verdad es que me lo curro mucho y le dedico tiempo a preparar las clases porque quiero hacerlo bien. Pero uno descubre cosas de su idioma que ni sabía, o cosas que si sabía pero que resultan imposibles de explicar ni buscando en todos los manuales del mundo. Y a veces me lío tanto que acabo usando expresiones típicamente andaluzas, como el tan usado “échame cuenta” en vez de “hazme caso”. Pero a pesar de todas las horas dedicadas, mi mejor recompensa es que mis alumnos me digan que están aprendiendo mucho conmigo. Y el dinero claro, que aquí las clases particulares se pagan muy bien.

Sigo mejorando, cada día es un pasito más para sentirse adaptada en este país. No integrada, porque sin el idioma creo que eso es imposible, y mi aprendizaje del alemán va mucho más lento de lo que yo quisiera. Pero si adaptada, feliz con mis amigos, con mis clases y con la visión del final de mi hipoteca. Y claro que con Pablo al lado, todo es más fácil. Mi compañero, mi apoyo, mi otra mitad. Con él si que siento que puedo con todo. Somos el mejor equipo.

Quería felicitaros la Navidad y daros las gracias por estar otro año más ahí detrás, que ya van más de cinco. Para mi esta Navidad es especial porque empieza la cuenta atrás. El 2014 será nuestro último año aquí, porque a principios de 2015 volveremos a marcharnos a la aventura. No vemos el momento de irnos, aunque también disfrutamos de vivir en el centro de Europa, a un paso de todo. Se mezcla la nostalgia del paso del tiempo, implacable, con el deseo de que pase rápido para poder estar de nuevo en ruta. Y mientras toca vivir, que no es poco, y disfrutar del día a día. Gracias a que mi familia viene a pasar con nosotros la Nochebuena viviremos una Navidad muy feliz. Un beso a todos y feliz 2014!!!!


PRAGA MARAVILLOSA Y FRÍA

Yangón y Bangkok: tan cerca y tan diferentes

El último post de este viaje comienza con una bolsita potadora en las manos. Y este terrible momento se debió al vuelo en el que fuimos desde la playa de Ngapali hasta Yangon. Se podría decir que en este viaje hemos cogido demasiados vuelos, o al menos, mas de lo habitual. Pero las distancias son muy grandes, los autobuses muy malos y Pablito estaba demasiado quemado del curre como para pegarse palizas nocturnas en autobuses de mala muerte. Así que nada, nos decidimos por la comodidad del avión y hacer un trayecto en una hora en vez de en 12. Pero los aviones aquí no se encuentran entre la élite de la aviación mundial, a pesar de no ser, ni de lejos, de los peores aviones que hemos cogido en nuestras vidas. Pero esa mañana amaneció el cielo muyyy negro y cayendo el diluvio universal. Eso unido al cutre-avión en el que teníamos que volar sumaba dos factores tan difíciles de unir como el aceite y el agua.

Lago Inle y Ngapali Beach

Aquí seguimos, entre cochambre, caras sonrientes y templos budistas. Porque mira que hay templos en este país, esta llenito! Por todas partes ves estupas doradas de cualquier tamaño. Lo llenan todo, nunca habíamos visto nada igual. Buda debe estar encantado con los birmanos, entre lo que le rezan, el pan de oro que le ponen por todas partes, las ofrendas... alabado sea Buda.

Al lago inle hemos llegado en un avión que nos costó 30 euros. El avión no estaba del todo mal, dentro de lo que cabe, aunque el aeropuerto de Bagan es de lo más cutre: le das tus maletitas a un hombre que te pone una pegatina en la pechera y te da una tarjeta de embarque en la que no pone ninguna información.

Bagan: la joya de Myanmar

Ya os contamos que a Bagan llegamos en barco y que se nos hizo de noche buscando hotel sin mucho éxito. La primera noche nos quedamos en uno que estaba bien y limpio pero que no valía los 26 euros que nos pedían: el Grand Empire. Aquella misma noche, Pablo y Javi en su búsqueda incesante, habían entrado a preguntar en uno que, desde fuera estaba terminado, pero que al entrar vieron que estaban construyendo. En la recepción les dijeron que a la mañana siguiente estaría terminado y que como oferta de apertura nos dejaban dos habitaciones a 16 euros cada una. Pero ellos dudaron porque el hotel estaba sin puertas, lleno de obreros y de colchones con el plástico puesto. Un poco incrédulos nos fuimos para allá por la mañana y, efectivamente, no lo habían terminado. Pero tenían dos habitaciones en el edificio de recepción que si que estaba terminado ya y nos dijeron que nos quedáramos allí. Fue un chollazo porque era muy bonito, nuevo a estrenar, con muebles de teca, con mucha luz y muy amplio.

Mandalay y el río Ayeyarwady

El lunes por la mañana, tras un desayuno buffet en el hotel de Bangkok y un vuelo de dos horas, llegamos a Myanmar. Desde el avión ya se veía qué tipo de país nos íbamos a encontrar: se veía todo plano, puritita naturaleza con ríos, templos dorados desperdigados que salían de la vegetación y pequeños pueblitos con casas de madera con techo de chapa o paja. El aeropuerto de Mandalay es muy auténtico, con sus torres como templos y sus letras que no se entiende ni una palabra. Pero el autobús que vino a recogernos para llevarnos a la terminal del aeropuerto internacional era aún más auténtico. Sólo bajarte del avión ya compruebas que todo lo que has leído en post y artículos sobre la gente es cierto: son encantadores y sonríen todo el rato. Todo el mundo te responde amablemente con una sonrisa, esas sonrisas que enamoran porque se ven sinceras. Desde el primer momento esta gente me ha enamorado, simplemente me encantan.

Cenando grillos en Bangkok

Pues ya estamos en Bagkok, Tailandia. Madre mía, para nosotros Tailandia es el paraíso, así que así estamos, felices, como flotando en una nube. Pero llegar hasta aquí ha tenido su curre, no os creáis que no. Como ya os dije, primero fuimos a Amsterdam a pasar tres días a casa de Peter. Como en Amsterdam los hoteles son prohibitivos siempre vamos a casa de gente que alquila habitaciones, es mucho más barato y más interesante porque conoces gente local que puede contarte cosas y dispones de cocina. Cada vez que hemos ido a Amsterdam nos hemos alojado en una casa diferente y esta vez le tocaba el turno a Peter, un ecologista vegetariano crudívoro que nos cebó a muesli para desayunar, lo que nos tuvo todo el día buscando baños por la ciudad. Yo no tenía ni idea de que el muesli fuera tan efectivo, menudo triunfo. En su casa todo es biológico, ecológico y todos los lógicos que se os ocurra. Tanto que hasta tiene un reloj de arena en la ducha para controlar el tiempo. Y...¿que pasa si te pasas? pues no lo comprobé pero igual el tío te desconecta el termo o vete tu a saber. 

Nos vamos de viaje!!!!

Hoy miércoles comenzamos casi cuatro semanas de vacaciones. Y estamos como locos de contentos, histéricos diría yo, con nuestro gran viaje a Myanmar. Primero pasaremos tres días en Amsterdam, nos iremos hoy mismo, y el sábado volveremos a Dusseldorf para coger el avión rumbo a Bangkok y, de ahí, a Mandalay, en Myanmar. Por suerte vamos a viajar con nuestros amigos Sonsoles y Javi, que ya nos acompañaron en nuestro viaje por Vietnam, os acordáis? Pues ellos mismos. Nos encontraremos en Bangkok y haremos todo el recorrido juntos. Con lo difícil que es viajar con gente y ellos son nuestros compañeros de viaje perfectos, en eso hemos tenido suerte. Llevaremos el ordenador y, en principio, nuestra intención es ir actualizando el blog. Pero nos han dicho que es muy complicado encontrar una conexión decente allí, por lo que no sabemos si podremos subir algo. Por otra parte no llevamos dólares, llevamos todo el dinero en efectivo y en Euros, esperamos que esto no sea un problema o no salgamos perdiendo con los cambios, ya os contaremos.