Dos Sevillanos por el Mundo

Dos Sevillanos por el Mundo

Estamos en Alemania

Lo he conseguido!!!!

Lo he conseguido! Por fin, y después de llevar dos años en Alemania he aprobado el examen del nivel B2. Lo se, se que dos años son muchos, pero a mi dificultad con los idiomas se ha unido que por un año dejé la academia e intenté estudiar por mi cuenta, cosa de lo que me arrepiento enormemente, y que no trabajo en alemán, cosa que suele acelerar bastante el proceso. Pero bueno, con mis dificultades y mi cabezonería ahí está, por fin tengo el título oficial de B2. Y estoy muyyy contenta, digamos que me he quitado una losa de encima, una losa que pesaba demasiado después de dos años, y que no me dejaba emprender cosas nuevas. Pero esto ha provocado en mi un efecto “repulsa” jeje, que quiere decir que ahora no quiero ver el alemán ni en pintura, que no quiero seguir estudiando ni me apetece hablarlo. Será que después de tanto tiempo estudiando a saco ahora necesito despejarme un poco, darle un poco de lado. Así que he decidido cerrar esa puerta por el momento y abrir otras, por ejemplo, recuperar mi inglés. Porque si yo pensaba que hablaba inglés medianamente ahora no se nada de nada. Intento hablarlo y me viene el alemán!!! increíble pero cierto. Y como cuando me vaya de aquí dentro de 7 meses y medio (YUJUUUU), lo que voy a necesitar es el inglés, pues me voy a poner a saco a leer libros, ver pelis y estudiar gramática inglesa. Ufff que descanso de verdad, con lo fácil que me resulta a mi ahora el inglés después de haberme estudiado uno de los idiomas más difíciles del mundo...  

Y para celebrar mi B2 nos hemos ido el fin de semana a casa de nuestros amigos a Aquisgrán. Ellos están de vacaciones en España pero nos dejaron su pisito para salir de Hagen y cambiar de aires. Así que el finde ha sido maravilloso. El sábado fuimos a Masstrich, y no es que a nosotros cualquier ciudad holandesa nos encante, es que Maastrich es preciosa y tiene un encanto especial. Se sumaba que hacía buen tiempo y que era un festival francés y había música y comida de Francia por todas partes. Pero la guinda del pastel vendría por la noche. Al llegar a la ciudad nos enteramos de que André Rieu, un famoso violinista y director de orquesta, tocaba en la ciudad esa misma noche. Todo estaba lleno de carteles, los menús de los restaurantes llevaban su nombre y no dejaban de llegar autobúses con matrícula de toda Europa. Además él es de Maastrich y el concierto iba a grabarse para un DVD, así que prometía ser espectacular. Pasamos todo el día paseando por la ciudad y cuando llegó la hora del concierto nos fuimos a la puerta para cotillear. Había muchísima gente y cámaras de televisión porque en breve toda la orquesta iba a entrar por ahí. Lo que no esperábamos es que entraran en tuck tucks vestidos con trajes de época y tocando y bailando al compás de la música. Ufff fue increíble verlos entrar y cuando cerraron la valla nos quedamos chafados por no poder estar allí. Entonces vinieron dos chavales y nos dijeron que tenían dos entradas para vender, de 110 euros pero nos las vendían a 50 las dos. Miramos la cartera y sólo teníamos 45 euros encima. El chico accedió y nos fuimos corriendo para dentro!!! de nuevo nuestra flor en el culo!!!!!! y flipamos, porque en la plaza en la que se celebraba el concierto, que estaba toda cerrada, habían recreado Venecia, con su palacio, su puente de los suspiros y hasta fuentes que lanzaban agua. Y el escenario como un gran templo romano y 8000 espectadores. Era una pasada, una maravilla. Y tengo que decir que el concierto fue increíble, que flipamos absolutamente, que no paramos de bailar y cantar porque tocaron de todo, música clásica, ópera, algo de jazz... fue increíble. Y al compás del lago de los cisnes bailamos un vals con un stradivarius tocando en directo para nosotros. El fin de fiesta tuvo hasta fuegos artificiales. Fue una pasada, un concierto que nunca olvidaremos. Y al día siguiente nos fuimos a las termas Carolus, unas muy famosas de Aquisgrán, Pero no somos muy de remojo nosotros, así que en dos horas estábamos fuera. 

UN RINCON DE MASSTRICH

TODA LA ORQUESTA LLEGANDO AL CONCIERTO. EN EL PRIMER COCHE ANDRÉ RIEU

LA PLAZA Y EL ESCENARIO, ESPECTACULARES

EN GÓNDOLA LLEGARON ALGUNOS DE LOS PROTAGONISTAS AL ESCENARIOS, MIENTRAS ANDRE RIEU TOCABA EL VIOLIN

Y hoy empiezo con una alumna nueva: mi ginecóloga. Pues si, así es, el lunes fui a una revisión y la señora, que veranea en Conil de toda la vida, quiere aprender el idioma. Así que después de haberle enseñado lo que uno no le enseña a nadie, la tengo aquí esta tarde aprendiendo a pedir una cerveza en spanisch. Pero estoy contenta, una alumna más significa más trabajo y más dinero, así que yo encantada.  

Y os dejo disfrutando del verano, ese que no llega nunca a Alemania, porque aún no hemos tenido ni un día completamente soleado ni que pase de 24 grados. La semana pasada estábamos a 16!!! una alegría vamos. Pero todo llegará y el 23 de agosto: rumbo a las playas andaluzas con la familia. Viva!!!!!! besos a todos.

Estambul en ramadán

Llegamos a Estambul muertos después de toda la noche en el avión. Nos fuimos en metro hasta el centro y de ahí andamos hasta nuestro hotel. Habíamos reservado el Sydney Hotel porque costaba 40 euros la noche con desayuno y la gente lo ponía bastante bien en internet. Estaba muy bien situado, justo frente al gran bazar bajas por el barrio armenio hasta el mar y allí está, en el barrio de pescadores. Una zona nada turística y con mucho encanto, la verdad. Pero la pinta del hotel por fuera no era muy buena y después de la mierda de hotel que habíamos tenido en Dar es Salaam a mi se me vino el mundo encima. Pero pasó rápido, porque el hotel por dentro estaba impecablemente limpio y muy nuevo, con una habitación grande y con mucha luz. Genial!! de momento pintaba bien, ahora nos quedaba averiguar si por el ramadán, que empezaba justo ese día, tendríamos problemas para encontrar comida durante el día.

 

EL HOTEL SYDNEY POR FUERA, EL VERDECITO DE LA DERECHA 

LA HABITACIÓN DEL HOTEL  

 Pablo quería descansar pero yo tenía un subidón que parecía que me había tomado tres tripis juntos. Imposible echarme en la cama, necesitaba irme a la calle a patear la ciudad cuanto antes. Y así lo hicimos y así lo hemos hecho durante los 5 días. Imposible cansarme. Estambul me gusta tanto, me pone tan feliz y tan alegre, es tannn bonita que no me canso y a las 10-11 de la noche me decía Pablo en plan radical: yo me voy para el hotel, si quieres te vienes y si no nos vemos allí. Jeje como si no supiera que yo estoy pegada a el como una lapa y que a dónde vaya voy. Así que a eso de las 11, reventados, nos íbamos para la cama sin fuerzas ni para leer un rato.  

 

UNA CALLE DEL BARRIO ARMENIO   

Nosotros habíamos estado recorriendo la costa Turca en agosto del 2001. Estambul ya nos enamoró entonces y ahora ha vuelto a hacerlo. Encontramos mucha más oferta de hoteles y restaurantes, pero la esencia sigue siendo la misma y han sabido mantener buenos precios con una buena calidad de hoteles y gastronómica. Porque madre mía la cocina turca, vaya delicia, no tengo palabras. Sin contar los famosos kebabs hay mil platos diferentes a cual más rico. Así que los kilos que yo creía que había perdido en África los he recuperado allí con creces. Y claro que hay restaurantes muy caros para los guiris, pero si te sales un poco de la calle principal hemos comido los dos por 10-15 euros y hasta por 4 en nuestro barrio armenio. 

 

AQUI NOS PUSIMOS COMO EL KIKO 

 

COMIENDO DELICIAS TURCAS QUE REALMENTE ESTÁN DELICIOSAS 

COMIENDO UN KEBAB CON LA MEZQUITA AZUL DETRÁS  

Y es que si alguien quiere visitar una ciudad con las comodidades de un país europeo y el exotismo del oriente medio debe visitar Estambul. De verdad, quien no haya ido y esté pensando a dónde ir en el próximo destino que no se lo piense, Estambul es la mejor opción. Y aunque yo iba con intención de no hacer nada más que pasear, sentarme en un banco a observar y comer mucho mucho, al final hemos terminado entrando a ver las cosas más importantes. La Mezquita Azul (gratis) y Santa Sofia (10 e la entrada) por supuesto, y el palacio de Topkapi (12 euros) no hemos podido resistir la tentación de entrar a verlo.  

 

SANTA SOFIA. LA MISMA FOTO 14 AÑOS DESPUES

 

EL INTERIOR DE SANTA SOFIA, CON SU MEZCLA CATÓLICA Y MUSULMANA  

 

DENTRO HAY UNOS MOSAICOS BIZANTINOS QUE TE DEJAN CON LA BOCA ABIERTA  

LA MEZQUITA AZUL

 

EL INTERIOR DE LA MEZQUITA AZUL  

 

EN EL MURO QUE MIRA A LA MECA SE SIENTA EL IMÁN A DECIR LAS ORACIONES A LA HORA DEL REZO. ES EL HOMBRE QUE ESTÁ AL FONDO CON EL MICRÓFONO  

 

LA SULIMANIYA, OTRA DE LAS GRANDES MEZQUITAS DE ESTAMBUL, VISTA DESDE EL PUERTO 

 

EL INTERIOR DE LA SULIMANIYA 

 

EN LA CALLE PRINCIPAL ESTÁ LA TUMBA DE UNO DE LOS SULTANES DENTRO DE UN CEMENTERIO  

EN EL CENTRO DEL CEMENTERIO, EN UN EDIFICIO ESPECTACULAR ESTÁ ENTERRADO EL SULTÁN CON SUS ESPOSAS E HIJOS PRINCIPALES. ESAS SON LAS TUMBAS  

Por cierto que en la mezquita azul desenmascaré a un ladrón y luego me cagué viva. El caso es que antes se dejaban los zapatos en la puerta al entrar en las mezquitas. Ahora, debido a los robos que se producían, tienes que coger una bolsa, meter tus zapatos y llevártelos para adentro. Dentro hay unas estanterías para que quien quiera pueda dejarlos ahí mientras reza o visita la mezquita. Pues estábamos allí sentados observando a la gente y el interior de la mezquita cuando me dice Pablo, el mayor observador del reino: mira el tipo que hay ahí con camiseta negra y una bolsa vacía en la mano. Está mirando mucho los zapatos, ese va a robar alguno. Así que empezamos a observarlo y efectivamente. El tío miraba, cuando entraba un guiri, dónde dejaba sus botas de marca y cuando el guiri se iba a ver la mezquita se acercaba disimuladamente y metía los zapatos en la bolsa opaca que llevaba en la mano. Esto mismo lo hizo cuatro veces y se marchó. A mi me dio un ataque justiciero y me fui detrás de él corriendo. Estaba en la puerta poniéndose sus zapatos así que me fui para el señor que está en la puerta de la mezquita controlando y le pregunté si hablaba inglés. Me dijo que no así que sin hablar y sin moverme moví mis ojos en dirección al hombre y le hice con la mano el gesto de robar, que yo no se si en Turquía el gesto de robar es el mismo, pero a mi no se me ocurrió otra cosa. El hombre miró y vio al tipo que al ponerse sus zapatos había dejado la bolsa en el suelo y se veían varios pares de zapatos. Era evidente que los había robado. El tipo me señaló como diciendo: ha robado los tuyos? (esto es mi interpretación, claro) y yo le dije no, pero muchos, ha robado muchos (todo esto con las manos, tipo el pulga y el linterna diciendo que la plaza estaba abarrotá). Entonces el tipo con sus zapatos puestos echó a andar por el patio de la mezquita dirección a la calle. El señor llamó gritando al guarda de seguridad y le dijo que siguiera a ese hombre porque había robado zapatos. El guarda salió corriendo y yo me metí en la mezquita porque no quería que el tío me viera ni me identificara ni nada. Tenía un subidón de adrenalina y me senté dentro en el suelo. Entonces vi a un guiri desesperado buscando sus zapatos y le pregunté: no encuentras tus zapatos? Y le dije que los habían robado y que saliera a preguntar porque igual habían cogido al ladrón porque yo lo había visto y lo había denunciado. El tipo se fue para afuera y nos pudo la curiosidad, nos pusimos los zapatos y nos fuimos para afuera para verlo todo en la distancia desde un discreto segundo plano. Y entonces vimos a la policía, al tipo en una esquina y a varios guiris recogiendo sus zapatos. Madre mía! Lo habían cogido y habían recuperado los zapatos. Luego vino el guiri a darnos las gracias pero yo no quería saber nada. Primero porque me dio miedo que el tipo me viera y supiera que era yo quien lo había denunciado, y segundo porque Pablo me estaba picando diciendo: a ese hombre le cortan la mano fijo, en Ramadán y robando, con lo estrictos que son, le cortan una mano seguro. Y que me puso mal cuerpo y todo vamos. Pero a mi el susto no se me pasó y os juro que por la noche, cuando íbamos para el hotel, seguía mirando para atrás a ver si el tío nos venía siguiendo. También hemos aprovechado para dar un par de paseos en barco, que siempre merece la pena. Uno para cruzar a la parte asiática para dar un paseito, y otro para recorrer un poco el Bósforo sin llegar hasta el mar negro. Antes esto se hacía en un ferry público muy barato. Ahora se hace en barcos turísticos que te llevan por el estrecho durante una hora y media por 4 euros. También hemos subido a la torre Gálata por 6 euros, un antiguo faro que ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. Y cómo no, nos hemos metido en la tetería más famosa de todo Estambul para bebernos unos tes de manzana y fumarnos una cachimba.  

 

EN EL BARCO  

 

SANTA SOFÍA Y LA MEZQUITA AZUL DESDE LA PARTE ASIÁTICA  

 

LA TORRE GÁLATA DESDE ABAJO  

 

 

LAS VISTAS DE LA CIUDAD  

 

PASEAR POR EL PUERTO Y COMERSE UN BOCADILLO DE CABALLA EN UNO DE LOS PUESTECITOS ES OTRA COSA QUE NO SE PUEDE DEJAR DE HACER  

 

CACHIMBA Y TE DE MANZANA

Y tengo que decir que nuestro miedo al ramadán desapareció en el primer minuto. Estambul es tan turística y hay tanta mezcla de culturas que puedes comer en cualquier parte y a cualquier hora. Eso si, ver la ciudad en este mes tan especial es algo que merece la pena, y lejos de ser un inconveniente ha sido una ventaja para conocer algo nuevo. Y es que es increíble cómo se transforma la ciudad en cuanto el sol se oculta. En los restaurantes ofrecen menús de ramadán para los musulmanes y en cuanto empieza a bajar el sol preparan todas las mesas para la avalancha de gente que se sabe que va a llegar. Ponen el pan, las bebidas y las ensaladas en las mesas y empiezan a sacar ollas de comida a la calle. Por su parte el ayuntamiento pone miles de mesas corridas en las calles para que la gente vaya con su comida a comer allí. Además en algunos sitios dan comida gratis y se forman colas eternas de gente esperando que se ponga el sol para comer. Y luego está lo más bonito: los picnics. Es increíble pero en cuanto se va el sol la ciudad es tomada por las familias con sus manteles para hacer picnics. Llevan de todo, hasta infernillos y cacerolas. Hay tanta gente por todas partes que no cabe un alfiler. La mezquita Azul y Santa Sofia están una enfrente de la otra y, entre las dos, hay un parque. Pues ese parque se pone tan lleno de gente que no puedes pasar. Es increíble sentarte en un banco a observar a las familias y mirar hacia un lado y ver la mezquita Azul iluminada con su mensaje de “bienvenido al mes del ramadán”, y mirar hacia el otro y ver Santa Sofía iluminada. Ahí hemos pasado las tardes, observando a la gente compartir en familia. Que bonito, que pena que nosotros no tengamos una tradición así, con lo que me gusta a mi un picnic. Además hay bandas de música por todas partes, puestos de venta ambulante de todo lo imaginable. Vamos que ni la feria de Sevilla. Es una pasada de verdad. 

 

SANTA SOFIA DE NOCHE CON LA GENTE HACIENDO PICNIC 

HACIA EL OTRO LADO LA MEZQUITA AZUL  

 

TAMBIÉN EN LA AVENIDA, BAJO EL OBELISCO, EL AYUNAMIENTO PONE MESAS QUE SE LLENAN DE GENTE COMIENDO 

Y no me puedo resistir a poner una curiosidad. En pleno centro de Estambul, junto al bazar de las especias, encuentras dos maravillosas escaleras automáticas que bajan directamente a un baño público. No es increíble? 

LA PRUEBA

Tengo que decir que no nos ha sido indiferente la cantidad de gente que pide en las calles de Estambul. Sobre todo niños, hay muchos niños que vagan solos descalzos por la ciudad, pidiendo dinero o vendiendo algo. Pero también adultos que recogen basura, piden, venden cualquier cosa... es una pena y resulta muy triste. Y después de pasar unos días maravillosos en Estambul tocaba volver a nuestro maravilloso Hagen. Que después de 4 semanas me parecía que hacía un siglo que nos habíamos ido, como si la boda de Sonsoles hubiera sido hace años. Pero volvemos a la realidad, a la monotonía y al mal tiempo. Arrancamos julio, ya sólo nos quedan 8 meses aquí y por fin nos volveremos a marchar a dar vueltas por el mundo. Y se cumplen justo dos años desde que llegamos a Alemania, dos añitos ya, o bueno aún, porque están pasando lennnntos lentos. A ver estos 8 meses. Y por cierto, que las 4 garrafas de 5 litros de aceite que cargamos en el coche cuando vinimos, se nos acaban de terminar. Bueno aún queda un poco así que puedo decir que con 20 litros uno tiene para 25 meses. Ahora a pensar en el 23 de agosto que volvemos a ir a España, la playita y nuestras familias nos esperan!!!! muchos besos y feliz verano para todos.

Las playas de Zanzíbar

Zanzíbar es la isla más famosa de Tanzania y a donde viene todo el mundo para descansar después de un safari. Pues nosotros no íbamos a ser menos no? Que para eso estamos de honeymoon. Así que después de pasar unos días en el Lago Victoria decidimos venirnos para acá. El único vuelo directo a la isla era muy caro, así que la opción más barata sin contar las 14 horas de autobús era volar a Dar es Salaam y de ahí coger un ferry. Ir del aeropuerto al puerto nos costó un largo regateo, porque el precio para los turistas es el doble que para los locales. Al final, por 10 euros conseguimos que nos llevaran, pero costó incluso salir del aeropuerto a patas perseguidos por los taxistas. Y el puerto es también un poco locura. La guia te avisa de que sólo compres los tickets para el ferry en la ventanilla oficial, pero cuando llegas hay varios edificios, mucha gente y todo el mundo te dice que vayas con el que te va a llevar a la oficina “oficial”. En fin que conseguimos encontrar el sitio correcto y comprar cuatro tickets para el siguiente ferry. Los tickets costaron 27 euros cada uno y el ferry tardaba una hora y media. Yo iba preparada para la guerra, con mi bolsita anti-pota lista para emergencias, porque en los barcos es algo inevitable en mi. Pero esta vez me porte muy pero que muy bien. Desde que el barco empezó a andar cerré los ojos religiosamente, y no los volví a abrir hasta que Zanzibar estuvo a la vista. Y llegar en barco a la isla es algo muy bonito porque se ve la vegetación, las playas y la ciudad principal, Stone Town, que ya desde lejos promete lo que luego encuentras al desembarcar: una ciudad fascinante, una mezcla de culturas árabe, hindú, católica... más podría parecer una ciudad de Marruecos que una del África Subsahariana.


JAVI Y YO EN EL FERRY CON LOS OJOS YA BIEN ABIERTOS  
LA PRIMERA VISTA DE STONE TOWN  

Nos bajamos del ferry con muy buen rollo, aunque salir del puerto requiere volver a rellenar los papeles de inmigración y que te pidan los papeles de las vacunas de la fiebre amarilla, que por cierto no nos habíamos traído. Pero como son amables y sonrientes pasamos sin más problemas y aparecimos en pleno centro de la ciudad. Con nuestras mochilas, bien cargados, nos dispusimos a dar una vuelta preguntando precios de los hoteles. Pero pronto descubrimos lo que ya sabíamos que pasa en general en África y que también nos pasó en Myanmar: los precios son muy altos para la calidad que ofrecen. Así que buscando buscando nos pasamos horas, preguntando en cada hotel de la ciudad, desde los más cutres a los más lujosos, todos. Pero pocas opciones habían. El más barato no tenía sitio libre, el otro que recomendaba la guía, el Coco di Mer era lo peor, oscuro y húmedo, así que la siguiente opción factible era el Clove Hotel, un hotel muy normalito por 55 dólares la noche. Pero no nos quedó otra. Así que reventados y algo desesperados soltamos las mochilas en el hotel, nos dimos una ducha a la luz de las velas porque se había ido la luz y salimos a cenar. En un parque que hay en la ciudad a la orilla del mar, se monta un mercado nocturno de pescado. Cuando lo vimos flipamos porque es muy bonito, todo lleno de lucecitas, de puestos con pinchitos de todo tipo de pescados, de panes árabes... una pasada. Así que nos sentamos en una mesita y pedimos pinchitos de diferentes pescados con panes. Pero tengo que decir que ese mercado no es bueno, no sabemos si es por ser todavia temporada baja, pero no nos pareció bueno. El pescado no es fresco, algunos sabían a amoniaco y era imposible comerlos y al final te sale más caro que comer en un restaurantito de la ciudad, que ya son caros. Y lo peor es que al día siguiente volvimos a caer en el mismo error, igual que las decenas de guiris que pululaban por el mercado. Pero yo la segunda noche no pude comer nada, estaba todo el pescado pasado así que no lo recomiendo especialmente. A la mañana siguiente cuando nos encontramos con Sonso y Javi ellos ya habían salido a hacer averiguaciones sobre la ciudad. Tengo que decir que Javi es un histeriquito y pretende que nos despertemos a golpe de despertador a las 7 de la mañana y empecemos a hacer cosas. Si si, tu ve yendo que ya vamos nosotros. Así que nosotros preguntamos: hasta qué hora sirven el desayuno en el hotel? Hasta las 10. Bien, pues nosotros bajaremos a las 9,30 así que a las 10,30 nos vemos en la puerta del hotel, que nos lo tomamos tranquilo, pole pole, como dicen aquí. Y ellos a esa hora ya lo han visto todo. Para nada claro, porque luego tienen que repetir para que lo veamos nosotros. Pero nos abre muchas puertas el javito, por eso lo traemos no os creáis que es porque lo queremos. El caso es que a esa hora él ya tenía buscado un guía que nos enseñara la ciudad por la mañana y un paseo en barco para hacer snorkeling y ver tortugas gigantes por la tarde. Genial, la ciudad parecía tan apasionante que sin duda merecería una visita guiada que nos explicara edificios y cotilleos varios. Pagamos 10 euros por persona por las dos excursiones. Aunque la visita guiada dejó bastante que desear. Mohamed II tenía bastante poca idea la verdad, y de lo que contaba uno tendía a no creerse la mitad. Pero Stone Town está llena de edificios coloniales con balconadas de madera maravillosas y lo que más ilusión les hizo a Javi y a Pablo: la casa en la que nació Freddy Mercury, que para los que no lo sepan (como yo) era de Zanzibar y se cambió el nombre al llegar a la India con pocos añitos. Es una ciudad muy turística y hay muchas opciones de excursiones y de sitios para comer. 

EN LA PUERTA DEL HOTEL CON DOS NIÑAS CON UNIFORME DE COLEGIO QUE SE QUEDARON UN RATO CHARLANDO CON NOSOTROS EN INGLÉS. A UNA DE ELLAS LE GUSTÓ TANTO SONSOLES QUE LE DIO LA MANO Y NO SE LE DESPEGÓ DURANTE TODA LA VISITA GUIADA, QUE SE VINO CON NOSOTROS.  
 

LAS RUINAS DEL FUERTE Y LAS DOS NIÑAS QUE NO SE SEPARABAN DE SONSOLES

LA CASA DE FREDDY MERCURY Y LOS DOS FLIPADOS  

UN TELÉFONO EN UN ÁRBOL PARA HACER LLAMADAS INTERNACIONALES, SERÁ VERDAD SEÑOR? 

SONSOLES Y JAVI SE COMPRARON UNOS MARQUITOS PARA SU CASA, SIN QUE LA NIÑA SE LES DESPEGARA CLARO  

UN PAR DE CASAS CON BALCONES DE MADERA. MUCHAS DE ELLAS HAN SIDO CONVERTIDAS EN HOTELES  

LA LONJA DE PESCADO QUE ERA UNA LOCURA Y OLIA MUY MAL  

Por la tarde fuimos a la excursión para hacer snorkeling. Nos llevaron a una isla donde hay tortugas gigantes y luego a un arrecife de coral. Las tortugas eran un flipe, con más de cien años de edad algunas y un tamaño bastante considerable. En el snorkeling me lo pensé más, se metieron estos tres en el agua y yo no me atrevía porque soy muy friolera, aunque al final me animé y me tiré, de lo que me alegré bastante porque había algunos pececillos de colores, estrellas de mar azules y miles de erizos. 

MONTÁNDONOS EN EL BARCO  

DEJANDO ATRÁS STONE TOWN  


LAS TORTUGAS GIGANTES ERAN MÁS GRANDES QUE YO 

VAMOS A HACER SNORKELING!!! 

DESAYUNANDO EN NUESTRO HOTEL CON EL MAR DE FONDO  

Para pasar unos días en la playa nos decidimos por Nungwi, una playa en el norte de la isla que decían que era de las mejores. Sonso y Javi tenían el hotel reservado allí, regalo de bodas de nuestros amigos Pili e Ivan y nuestro, así que por 5 días los dejaríamos tranquilitos y nos buscaríamos otro hotel para que pasaran solitos su luna de miel. Cogimos un taxi por la mañana y por 25 euros nos llevó en una hora de camino hasta la playa. El camino es muy bonito, muy tropical lleno de palmeras y plataneros y de gente por todas partes. Dejamos a estos en su hotel y a nosotros nos llevó al centro del meollo para que buscáramos uno. Al final nos decidimos por el Paradise Beach, uno bastante simple pero limpio que costaba 30 euros la noche con desayuno. 

LA HABITACIÓN DEL HOTEL  

No tengo nada que contar de la playa porque no hemos hecho nada más que pasear, leer, dormir, comer, darnos masajes... darnos la vidorra vamos. Las playas de Zanzíbar son bonitas, aunque para mi gusto no de las más espectaculares que hemos visto y tampoco ofrecen muchas cosas. Sorprendentemente no hay muchos restaurantes locales, hay que comer en los de los hoteles y no resulta especialmente barato. Pero hemos pasado unos días de relax absoluto que nos han venido de muerte para reponer fuerzas tras el safari. El unico "problema" entre comillas eran los llamados "Beach Boys", que son gente que pulula por la playa y que se te acerca para venderte de todo, desde un taxi para el dia siguiente hasta collarcitos, pulseras, excursiones a bucear, etc. Son muy amables y no son muy pesados, pero cuando te suelta uno se te angancha otro y al final el paseo por la playa lo compartes con gente local, jeje.

EN EL RESTAURANTE-CHIRINGUITO DEL HOTEL CONECTADOS A LA WIFI  

PASEITO POR LA PLAYA AL ATARDECER  

TODOS LOS DÍAS EN LA PLAYA HABÍA MONITORES ENSEÑANDO A NIÑOS DE COLEGIO A NADAR EN EL MAR. LAS NIÑAS CLARO, TODAS MUSULMANAS CON SUS “BURKINIS” TAPÁNDOLES HASTA LA CABEZA. SON LAS DE AMARILLO Y LLEVAN UN MONO DE LA CABEZA A LOS PIES  

HEMOS COMIDO PESCADITO TODOS LOS DÍAS  

MAS PLAYA 

TOMANDO EL SOLITO. 

NO ESTOY MALOTA, NO  

UN BAÑITO  

LO RECONOZCO, ME HE DADO DOS MASAJES. A 7,5 EUROS LA HORA NO HABÍA QUIEN SE RESISTIERA  

ATARDECER DESDE NUESTRO HOTEL

Y después de 5 días tocaba seguir nuestro camino, así que taxi de vuelta a Stone Town y allí, ya con javi y Sonsoles de nuevo, a los que claro está que habíamos visto en la playa varias veces e incluso cenamos juntos un día, cogimos el ferry de vuelta para Dar es Salaam. 

 

JAVI VENÍA HACIENDO FOTITOS COMO UN LOCO 

De Dar es Salaam sólo diré que es una ciudad bastante fea sin el más mínimo atractivo turítico. Tiene algunos edificios bonitos pero es caótica y no se, no nos ha gustado demasiado a ninguno. Nos fuimos al hotel que teníamos reservado a 17,5 euros la noche, el Safari Inn y era un absoluto horror. Si ya el edificio era lo peor, el cuarto de baño era para chillar. Os juro que no he visto tanta mierda en un cuarto de baño en mi vida. El dormitorio no estaba tan sucio, sábanas limpias y el suelo limpio aunque las cortinas podían andar solas. Pero el baño era algo digno de fotografiar. Sonsoles y Javi no tenían ganas de cochambre y se buscaron otro hotel más caro pero más decente. 

LA HABITACIÓN DEL HOTEL

EL CUARO DE BAÑO, PINCHAD EN LA FOTO Y AGRANDAR LA MIERDA. ESTOS NO HAN VISTO LA LEJIA EN SU VIDA  

Nosotros nos hicimos los valientes y decidimos quedarnos. Esa tarde salimos a cenar y estaba lleno de puestos callejeros. No tenían mala pinta y nos sentamos en uno a comer. Lo primero que te dicen, que no comas en puestos de la calle, lo primero que hacemos. Y al día siguiente, es decir, ayer, nos dedicamos a pasear por la ciudad. Fuimos a un par de mercados de artesanía y dando un paseo por un barrio buenecito, nos pasó un coche por al lado, un coche de gama alta y con los cristales tintados. Se pegó demasiado, yo pensaba que iban a atropellar a Javi pero un tio salió por la ventanilla y le pegó un tirón de la mochila a Javi. Menos mal que tanto Javi como Pablo reaccionaron rápido y la cogieron con fuerza y el tío no pudo llevársela, pero nos dimos un susto de muerte y cogimos rápidamente un autobús para volver al centro.  

LA CALLE PRINCIPAL DE LA CIUDAD  

UNA IGLESIA MUY BONITA DANDO AL MAR. POCO MÁS HAY EN LA CIUDAD QUE MEREZCA LA PENA 

La tarde la pasamos vagueando, paseando y cotilleando. Pero a las 7 de la tarde tocaba despedirse. Hoy Son y Javi vuelan de vuelta a España, y a nosotros a la 1 de la madrugada nos sonó el despertador para ir al aeropuerto. Y nos fuimos en un taxi de un hombre que se nos acercó por la calle y nos dijo que su hermano tenía un taxi y le dijimos que nos llevara. Segunda norma incumplida: sólo coger taxis oficiales que te llamen en el hotel, nunca aceptar el transporte de gente que se te acerca por la calle. Pero nosotros nunca nos creemos esas normas, y de momento no hemos tenido problemas, el hombre era un encanto y nos llevó al aeropuerto. Lo que pasa es que quieren meterte el miedo en el cuerpo para que los hoteles se lo lleven todo calentito. A las 3,30 salía nuestro avión rumbo a Estambul donde vamos a pasar los próximos 5 días para poner un broche de oro al viaje. Nos encanta esta ciudad y no nos parecía que hubiera mejor forma de acabar el viaje que aprovechando la escala que hacíamos aquí. Acabamos de llegar después de toda una noche de avión. Pero no podemos cometer el error de dormirnos, una ducha y a la calle que Estambul nos espera!!! pero eso os lo cuento en otro post, que estoy muerta.